Archivo de la categoría: El Canalla

Radionovela canallesca y surrealista escrita por Jaime Gonzalo en los años 80 para el programa ‘La senda de los elefantes’ de Radio Cadena Española.

EL CANALLA. Capítulo 47.

RESUMEN DE LO ACONTECIDO

Paco se ha labrado pacientemente el desprecio y animadversión de Mateo Sho Sho Lin y de una cuarta parte de la población china, y no hay alma en El Último Emperador de la China Mandarina que no arda en deseos de ver al legionario sometido a las bárbaras pero a la vez refinadas torturas que le tiene preparadas Mariloli, la hija del abyecto Mateo. Mientras Paco aguarda a que su suerte se cumpla, ha coincidido en las mazmorras del restaurante con un viejo compañero de fatigas, el Marqués de Llobregat. ¡Qué casualidad, oye tú!

Seguir leyendo

EL CANALLA. Capítulo 46. [Première de la 3ª temporada]

Bienvenidos a la tercera temporada de El canalla, una radionovela de los 80 digna de ser bruñida como el pan de oro. Su protagonista es Paco, un legionario runaway disfrutón cuyo diámetro testicular es inversamente proporcional a su vector de raciocinio. Tras arribar a Barcelona como los vándalos a Roma, Paco se ha hecho excepcionalmente fuerte en los bas-fonds de la Ciudad Condal, bregando con travelos terroristas, inspectores de Hacienda, zombies caníbales sadomasoquistas psicópatas y hasta la temida mafia asiática. Para repasar sus aventuras anteriores diríjanse al archivo. Cómo no, Paquito pretende continuar aberrando en modo bulldozer, se pongan ustedes como se pongan…

RESUMEN DE LO ACONTECIDO

Fastidiado por tanto chino de la China, Paco ha sacado a relucir su colosal orgullo patriota en el restaurante de Mateo Sho Sho Lin. «¡De qué, moreno!», se decía a sí mismo cuando le rodeaba el peligro. El lejiata estaba dispuesto a vender muy cara su vida, pero la providencial aparición de un inspector de Sanidad le ha dado un respiro.

Seguir leyendo

EL CANALLA. Capítulo 45. [Final de la 2ª temporada]

RESUMEN DE LO ACONTECIDO

Tras la mefistofélica aparición de Mateo Sho Sho Lin, una ingente caterva de chinos salidos de la nada mantiene cercado a Paco en El Último Emperador de la China Mandarina, restaurante más diminuto que el testículo de una pulga, apenas capaz de contener a las dos mil y una personas, contando a Pacorro, allí abarrotadas. Agotadas las reservas gaseosas de este e imposibilitado de seguir pedándose, nuestro hombre está empezando a perder la paciencia.

Seguir leyendo

EL CANALLA. Capítulo 44.

RESUMEN DE LO ACONTECIDO:

Paco se encuentra metido de lleno en las entrañas del restorán El Ultimo Emperador de la China Mandarina, madriguera en la que se refugia el abyecto Mateo Sho Sho Lin, chino cristianizado que trafica con drogas, penicilina y lo que se le ponga al abasto. La misión de nuestro Paco consiste en arrebatarle al maosetún una remesa de jaco pakistanata que el dudoso restaurador le ha afanado a la Jaquera, nueva jefa del legionelo y a su vez Súper Madrina de la droga en el Paralelo y alrededores, llegando hasta Plaza de España por un lado, y las Ramblas por el otro.

Seguir leyendo

EL CANALLA. Capítulo 43.

RESUMEN DE LO ACONTECIDO:

Paco necesita pasta, y no precisamente Gallo, para llevar a buen término su ansiada venganza contra el Recortada. Por eso se ha puesto en contacto con la Jaquera, portera de su antigua finca y por ende traficante number one de la Paralelo Connection. Esta le ha confiado una misión bien pagada pero peligrosa de la hostia: recuperar la partida de caballo que, dice ella, le robó un competidor chino.

Seguir leyendo

EL CANALLA. Capítulo 42.

RESUMEN DE LO ACONTECIDO:

Después de disiparse los efectos del último tripi, Paco ha tenido que admitir que la Vane, la Maru y el Filo han sido salvajemente asesinados por El Recortada, como ha deducido el muy mostrenco al tropezar con varios cartuchos de escopeta que ha colado luego a unas putas como pago a sus servicios. ¡Para que uno se fie de las amistades, oigan!

Seguir leyendo

EL CANALLA. Capítulo 41.

RESUMEN DE LO ACONTECIDO:

Todavía bajo los efectos de la francachela y los tripis, Paco cree que la visión de los cadáveres de la Vane y la Maru que acaba de experimentar, es solo producto de una alucinación lisérgica. Con esa convicción, y derrotado por tanta juergaza, se ha derrumbado en el mismo quicio de la puerta, poniéndose a dormir la mona como si nada. Ay, pero que burro que puede llegar a ser este hombre.

Seguir leyendo